MI BLOG PERSONAL

Encontrarás fotos, recuerdos, poemas, cuentos, publicaciones, actualidad ....y algo más. Deja tu comentario y conviértete en Seguidor. Te invito a hacerlo.

sábado, 21 de febrero de 2015

Tema: El Amor.

Opino que nadie debe dejar de creer en el amor.

 Porque hubo amor nacimos, porque hubo amor crecimos 

nos educamos, nos cuidaron en la debilidad y en la 

enfermedad. Gracias al amor tenemos agradecimiento a 

quienes por amor nos ayudaron, nos comprendieron, nos 

eligieron y les llamamos amigos. Porque un día sentiste .en 

tu corazón un sentimiento único que te hizo dar vuelta el 

mundo al revés,... y fue al amor. Por amor elevamos la vista 

al cielo y damos gracias a Dios por la vida, por las cosas y 

los hechos. ¿Quién no ha sentido amor en algún momento 

de su vida? ¿Quién no le ha escrito aunque sea con el 

pensamiento o las acciones? Acá va un trabajo mío sobre 

tan importante tema.
YA NO CREES

Dijiste, ya no creo en el amor

y se oyó un clamor encendido,

la Creación gimió como golpeada.

Ya no crees en el amor…

¿Fueron vanas las voces que juraron?

¿Inútil esta danza a ciegas

que hace del abrazo otro abrazo

y de los besos un abismo?



Cuando los tiempos a destiempos,

te digan de la inmensa soledad

del alma, en su ritual

extraño y desmedido,

buscarás nuevamente el amor,

quizás entonces, sólo entonces,

la vida te acerque

una migaja

encendida de esperanza.


Ada Ortiz Ochoa (Negrita)

Sierra Grande- Río Negro

Patagonia Argentina.

viernes, 6 de junio de 2014

Los caminos



En la vida tenemos por delante muchos caminos  ¡Todos diferentes! Los 

hay  dorados de follaje y de sol, dorados de otoño. Grises de tiempo, 

algunos sombríos  e imprevisibles…¡pero bueno!  

Es decisión de cada uno aceptar  seguirlos, o no. Para los que tenemos 

como signo de vida a la Esperanza y como baluarte el optimismo, 

encontraremos alguna flor, aunque sea solo una,  aún entre las espinas. 

En cualquier recodo descubriremos alguna sombra amiga donde reposar, 

agua de manantiales para beber aunque transitemos el camino más árido 

y difícil de recorrer.